Rutas Socio-Culturales

 

 

 

En un espacio tan singular, como la “Ribeira Sacra”, la simple puesta en práctica de una actividad como el senderismo, cobra, podemos decir, que hasta un triple sentido, ya que al componente meramente lúdico y de ocio que supone el pasear por unos enclaves de una espectacularidad envidiable, se une el echo de que en dicho espacio, se haya ubicado la mayor concentración por km de arte románico de Europa, sin olvidarnos todo el valor socio-cultural que lleva implícito dicho paseo, por el desarrollo, a lo largo de los siglos, de diferentes tipos de manifestaciones folclóricas y culturales típicas de la zona riverense chantadina que a lo largo del año se desarrollan y que forman parte intrínseca de la cultura y en algunos casos de la forma de vida y sustento, de las gentes de esta comarca.

 

 

De lo que estamos seguros, es que cuanto menos, tales manifestaciones sorprenderán a nuestros clientes por el roce tan directo ya no solo con el entorno, sino, con la forma de vivir de estas gentes y que en cierta forma, ha configurado tanto el paisaje como la gastronomía y su modelo de vida, heredándose de generación en generación, permaneciendo casi inmutable con el paso del tiempo.

 

 

Nuestro amor por los hombres y mujeres que conforman esta tierra, así como de su entorno y la explosión de folclore cultural tan diverso que se manifiesta año tras año –hasta convertirlos en tradiciones, cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos- y su impronta en los visitantes, nos lleva a la “obligación” de ofertar un turismo etnológico y de carácter humano que varía en función de la época del año en que nos encontremos; es decir,  la posibilidad de hacer que nuestros clientes tomen parte de esas manifestaciones culturales, de vivirlas “in situ”, y comprobar de primera mano, porque tanto arraigo tienen entre las gentes de esta comarca.

 

           Fechas tan señaladas, y esperadas, en nuestra comarca como es la vendimia que tan famosos hizo los caldos de esta zona en la Roma imperial, sin olvidarnos “da feira do viño de Chantada”, que con sus más de XXX ediciones -la más importante en cuanto a volumen de bodegueros participantes, número de visitantes y volumen de negocio generado-  se ha abierto un hueco entre las ferias del vino a nivel autonómico.

 

 

 Pasando por el famoso “ magosto” o lo que es lo mismo, todo el entramado socio-económico que se origina alrededor de la recogida de la castaña, con su peculiar degustación, sustento básico del pueblo llano en épocas pasadas, hasta la irrupción de la patata traída de América y hoy día, es reconocida como base en la elaboración de platos típicos venidos a más, tanto de uso doméstico como en la alta restauración.

 

 La recogida de las setas, usadas desde épocas “castrexas”, la fiesta de la cereza de Belesar . El “antroidoribeirao” fiesta del carnavalpor antonomasia, de la ribeirachantadina, cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos.

      

      Estas formas de expresión folclórica y cultural, hacen de una ruta de senderismo, un valor añadido de la actividad y una experiencia inolvidable. Un paseo por los soutos centenarios de la ribera chantadina, recogiendo sus castañas, para una vez terminada la ruta, degustarlas, como postre, en cualquiera de nuestros locales de restauración, hacen un momento sugestivo y de placer sin igual.

 

       O formar parte de una cuadrilla de vendimiadores, probando en primera mano, como prácticamente permanece invariable desde épocas romanas, el método de recolecta de la uva de la D.O. “Ribeira Sacra”, para luego seguir paseando y conociendo las bodegas más afamadas de la D.O. probando y degustando sus caldos, pudiendo terminar la ruta con una comida en nuestra bodega rústica –O Rosario-.

       

     Son muchas y muy variadas las ofertas que queremos hacer llegar a nuestros clientes, pues las actividades que podemos diseñar son infinitas, incluso personalizadas, diseñadas a medida del cliente. Pero por encima de todo, por encima de ideas preconcebidas de un turismo de masas, queremos hacerle extensiva nuestra idea de que no es simplemente una ruta o un paseo más donde pasar el rato, ¡¡es descubrir, es sentir, es vivir!!